“Tenemos mujeres que mueren por abortos mal practicados, es un tema de salud pública que existe, pero no acepto que para mejorar esta situación estemos coartando la vida de otro”, manifestó la vicepresidenta en una entrevista televisiva con el canal América.

Michetti defendió su postura desde lo que denominó “un humanismo recalcitrante, que no tiene que ver con religión sino el primer derecho es el derecho la vida”.

“Con el privilegio de haber podido a vivir siento que no tengo ningún derecho para decidir sobre la vida de los demás”, sentenció.

Si bien admitió que en los países en los que se legalizó el aborto bajó la mortalidad materna, dijo que en ninguno “se eliminó el aborto clandestino con esta medida”.

Por el contrario, marcó a la adopción como “una maravillosa opción pro-vida” y se preguntó: “¿Qué pasaría si esa chica, con el debido acompañamiento, pudiera dar a luz y pudiera dar ese bebé para ser adoptado?”.

Michetti aseguró que es necesario intensificar las políticas de educación sexual y reparto de anticonceptivos para “ir educando cada vez para que no exista ningún tipo de aborto”.

“Ir a favor de la vida es ir a favor de la naturaleza”, concluyó, en una peculiar definición.

OPINÁ

Compartir