España sí quiere acoger refugiados ‘Aquarius’: Una decisión con muchas aristas
El ‘Aquarius’ y la urgente gestión compartida de las migraciones
Ni pluri, ni multi: lo que se lleva es la interculturalidad
Los refugiados desafían a los Alpes
España sí quiere acoger refugiados FOTOGALERÍA Día Mundial del Refugiado
La llegada del buque de salvamento Aquarius con 630 personas rescatadas a bordo se ha convertido en un fenómeno mediático que ha llevado el debate sobre la acogida de refugiados a la primera línea de los medios de comunicación y también a todos los hogares españoles. En este contexto, la organización Oxfam Intermón ha publicado este martes los resultados de una encuesta realizada para conocer más acerca de la percepción de los españoles sobre las personas migrantes y refugiadas. En el maremagno de Internet es difícil saber qué sentimientos predominan y por eso esta muestra puede aportar información útil: un 65% de la ciudadanía cree que hay que facilitar las leyes de acogida y asilo para que las personas refugiadas no mueran en el Mediterráneo. Frente a esta posición, otro 21% opina que nos están invadiendo.

“Queríamos entender mejor lo que pensamos y sentimos en España sobre refugiados porque creíamos que hay desconexión entre el sentir de la ciudadanía y la respuesta política a la situación de los refugiados”, ha explicado Eva Garzón, responsable de desplazamiento global de la ONG, durante la presentación de las conclusiones de la encuesta en Madrid. “Hemos encontrado que la ciudadanía española es solidaria y quiere ayudar; esto justifica una política migratoria más valiente que coloque los derechos de los refugiados y migrantes en el centro”.

Sobre las políticas de asilo y refugio actuales, herencia del Gobierno anterior de Mariano Rajoy, se ha pronunciado el director general de Oxfam, Chema Vera, que ha tomado la voz cantante para presentar otro estudio publicado también el martes por la organización. En este caso, el informe se titula España y el desplazamiento global y analiza el cumplimiento de los objetivos asumidos por el Gobierno de Mariano Rajoy. También ofrece recomendaciones al nuevo Ejecutivo.

Vera ha definido las políticas españolas como “cicateras” y a España como un alumno aventajado de una Europa que aplica normas muy restrictivas y centradas en la seguridad interior y ha recordado que el país también es suministrador de armas a países en conflicto como Arabia Saudí, en guerra con una empobrecida Yemen. Tampoco ha obviado que “en los últimos ocho años España ha recortado un 84% su presupuesto para Ayuda Oficial al Desarrollo, llegando a niveles mínimos históricos”. “Es un fallo a estas personas. Hablamos de 11,8 millones de ellas que abandonaron hogares en 2017 o los 19 millones que en el mismo año dejaron sus tierras por efectos del cambio climático. También a aquellos que buscan una vida mejor fuera por las condiciones que se dan en sus países”, ha denunciado.

Por su nivel de riqueza, Oxfam calcula que a España le tocaría asumir a 16.000 refugiados sirios

El informe recuerda que, según la decisión del Consejo Europeo de julio 2015, los Estados miembros se comprometían a acoger a 20.000 personas con derecho a protección internacional en un periodo de dos años en respuesta a la emergencia del momento. De ese monto, a España le correspondían 1.449 solicitantes de asilo, pero hasta julio 2017, solo fueron acogidas 631 personas, el 43% del total. “Los datos del Ministerio del Interior indican que hasta abril de 2018 han sido acogidos 1.433 solicitantes”, reza el documento. Según los cálculos de la organización sobre la cuota justa, a España le tocaría asumir a 16.000 refugiados sirios por su nivel de riqueza. En cuanto a la reubicación (refugiados que ya habían llegado a países europeos como Italia o Grecia), el incumplimiento es “flagrante”, según Vera. “Se ha quedado solo en 1.359 a marzo de 2018 de los 9.323 que nos habíamos comprometido a acoger. Un 13% apenas”, ha denunciado.

¿Puede un refugiado llegar a ser tu amigo?
La muestra del estudio ha englobado a 803 personas, un 51% de ellas mujeres, de entre 18 y 70 años y de clases sociales alta, media y baja. El 92% de los consultados son españoles y más del 60% ha declarado que tiene gente de su círculo cercano que ha tenido que emigrar. La mayoría de los consultados ha declarado que hay migrantes en su barrio o zona de residencia, y son menos los que los encuentran en sus círculos familiares, de amistad o de trabajo.

¿Es posible que un inmigrante o refugiado llegue a ser un amigo, o solamente un conocido o incluso un enemigo? En este supuesto, también la mayoría de los consultados ha optado por la definición de amigo (alrededor de un 60%) frente a apenas un 4% que los ve como potenciales enemigos.

Una de las primeras preguntas que se ha realizado a los encuestados es qué ideas, sentimientos o acciones transmiten las palabras inmigrante y refugiado. Ternura, pena, agresividad y admiración son las emociones más acusadas, pero hay mucha diferencia entre unas y otras. En el caso de la palabra inmigrante el sentimiento que predomina es el de pena (60%), seguido de admiración. En el caso de los refugiados destacan los mismos, pero con más presencia de la pena (80%). La agresividad solo surgió en un 5% y 2% de los casos, respectivamente. En cuanto a la integración y la ayuda, en el caso de los migrantes los encuestados los relacionan con la integración, mientras que en el de los refugiados piensan primero en la ayuda. “Se les percibe más como objetos de ayuda que como personas que pueden participar en las soluciones”, ha detallado Garzón. Para modificar esta percepción, Oxfam recomienda que se impulsen políticas migratorias diferentes que promuevan un trato más cercano con los migrantes con la idea de que cumplan una doble función: contribuir a brindar una acogida más efectiva y desactivar mitos y rumores falsos.

Mitos y verdades
De forma paralela a las peticiones de aceptación, ayuda y acogida que han expresado miles de personas en redes sociales, otros han vertido discursos xenófobos y racistas con afirmaciones que llevan años demostrándose falsos. Por ejemplo, sobre el gasto que producen las personas migrantes al erario público o a la sanidad española, o que se cuelan terroristas entre los refugiados (un 55% de los consultados expresó este temor). Un ejemplo es el trabajo de la campaña Stop Rumores de Red Acoge, que ha publicado abundante información al respecto.

Ternura, pena, agresividad y admiración son las emociones más acusadas por parte de los españoles hacia los migrantes y refugiados

En opinión de Garzón, estos son miedos recurrentes que el discurso antimigratorio ha impulsado y ha calado en ciudadanía. “Son difíciles de eliminar porque están muy asentados en el imaginario”, asevera la experta. Un hecho curioso que se ha encontrado durante la encuesta es que sentimientos positivos y negativos coexisten en la ciudadanía e incluso en las mismas personas en muchas ocasiones. “Las personas son solidarias porque son capaces de colocar sus valores por encima de los miedos irracionales”, ha razonado la experta.

La encuesta de Oxfam plantea siete falsos mitos para evaluar el grado de calado que obtienen en la sociedad. Aunque en todos los casos la mayoría de las personas consultadas identifica que no son veraces, los que más aceptación tienen son los relacionados con la existencia de países que ya los están atendiendo y en menor medida, los relacionados con la escasez de recursos en España para que podamos atenderlos. Los dos argumentos que obtienen mayor rechazo son que los gobiernos europeos no pueden hacer más y que los inmigrantes deberían quedarse en su país. El perfil de la población que más se cree los mitos sobre las personas refugiadas es hombre y de mayor edad. Entre clases sociales, la más alta es la que menos se cree estos mitos.

Mitos y verdades que se han preguntado en la encuesta de Oxfam sobre la percepción de los españoles sobre la población migrante y refugiada.
Mitos y verdades que se han preguntado en la encuesta de Oxfam sobre la percepción de los españoles sobre la población migrante y refugiada. OXFAM INTERMÓN
Recomendaciones al Gobierno de Sánchez
Dado que todos los indicadores señalan que el desplazamiento global es un fenómeno que no va a parar, Oxfam aboga por asegurar la protección de todos los migrantes y refugiados con políticas que garanticen la salvaguarda de sus derechos. Antes de llegar a la presidencia del Gobierno, el PSOE y Pedro Sánchez realizaron serios compromisos con una agenda en relación con la protección de los civiles en los conflictos abriendo vías legales y seguras y también en relación con el aumento de ayuda humanitaria.

Así, la ONG reclama que España desde ahora se asegure de que cualquier política migratoria se acuerde teniendo en cuenta los derechos de las personas que se desplazan, rechazar acuerdos con países que no cumplan con los derechos humanos, prestar especial atención a la mujer, extender las vías legales y seguras para pedir asilo (que se pueda hacer en embajadas y consulados, por ejemplo, y crear la figura del visado humanitario), incrementar en un 10% la ayuda al desarrollo y no usarla para controlar los flujos migratorios y poner fin a la exportación de armas a aquellos destinos susceptibles de ser utilizadas para vulnerar el derecho internacional humanitario y los derechos humanos, como Arabia Saudí e Israel.

OPINÁ

Compartir