Federico Sturzenegger y Nicolás Dujovne anuncian acuerdo con el FMI. Fotos Emmanuel Fernández

Casi seis horas antes de que se cerrara el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, el presidente Mauricio Macri se refirió a la negociación con el organismo, de la que prefirió no dar detalles. “Va a ser un gran acuerdo para los argentinos, para ayudar a la gente. Va a generar más oportunidades de desarrollo, ayudará a fortalecer el desarrollo y la creación de empleo”, sostuvo el mandatario durante el brindis por el día del periodista con los acreditados en Casa Rosada.

Macri partirá en la tarde de este viernes y hasta el domingo a la Cumbre del G-7 en Quebec, Canadá, donde -según él mismo afirmó- verá a la titular del FMI, Christine Lagarde, aunque por el momento no hay ninguna reunión bilateral confirmada entre ambos.

A las 20, una hora después de lo pautado, comenzó en el Centro Cultural Kirchner la conferencia de prensa convocada pasadas las 17.30 por el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, y el titular del Banco Central, Federico Sturzenegger, los dos gobernadores argentinos ante el FMI. Los detalles habían circulado antes a través de comunicados oficiales y en simultáneo de Presidencia y del FMI. “Hemos acordado un stand by, por un acceso elevado el monto de 50 mil millones de dólares, que representa once veces la cuota de la Argentina, lo cual refleja el apoyo de la comunidad internacional a la Argentina”, rompió el hielo Dujovne.

Solo al final de la conferencia, que se extendió durante 45 minutos, el ministro mencionó los US$ 5.650 millones de crédito extra que llegarán en los próximos meses provenientes del Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la Comunidad Andina de Fomento (CAF).

Dujovne justificó la necesidad de recurrir al FMI, por sucesos “externos” e “internos”, entre los que mencionó el alza de la tasa del dólar en los Estados Unidos, la sequía y el aumento de precios internacionales como el petróleo. El flamante ministro coordinador del área económica -un rol que estrenó para encabezar la negociación con el organismo de crédito- calificó el préstamo como “preventivo” y elogió la “velocidad” y la “premura” del Gobierno para anticiparse a una crisis. “Este acuerdo con el fondo tiene cláusulas de salvaguardia social inéditas; prevé relajamientos en la meta de déficit si fuera necesario incrementar el gasto social”, destacó.

El titular de Hacienda señaló que las nuevas metas fiscales negociadas en el acuerdo le permitirán al Gobierno llegar al equilibrio fiscal en 2020, un año antes de lo planeado. El ministro no detalló de dónde provendrán los ajustes -que deberán tratarse en el Presupuesto- pero dijo que no está previsto acelerar la quita de subsidios.

Los fondos estarán disponibles desde el 20 de junio y se prevé que en forma inmediata se concrete el primer desembolso, por unos US$ 15.000 millones. El resto -destacó- son precautorios, aunque el Gobierno recurrirá a ellos si lo considera necesario. La tasa de interés será variable y dependerá de la evolución de la tasa de los DEG -la moneda del FMI- y también de si los desembolsos superan un porcentaje de la cuota argentina del FMI. Hoy la tasa podría estar entre 1,96% y 4,96%.

El principal orador de la noche, enfatizó el envío al Congreso de un proyecto para aumentar la independencia del Central. “Promueve la eliminación del financiamiento monetario del BCRA al Tesoro. Termina con una fuente de creación de dinero e inflación”, sentenció.

Sturzenegger, por su parte, calificó ese detalle como histórico. “Lo que estamos anunciado es que la ´maquinita´(de emisión) se desactiva”, sostuvo el ex diputado macrista. Además, destacó que el Gobierno absorberá gradualmente las Letras intransferibles, que el Tesoro le legó. En los primeros 3 años serán US$ 25 mil millones. “Con eso vamos a cancelar el stock de Lebacs”, precisó.

El titular del Central destacó que seguirá interviniendo el mercado cambiario, cuando sea necesario. “La flotación pura no existe”, dijo. Además, y aunque brindó las nuevas metas inflacionarias para 2019 y 2020 -aunque reconoció que las previsiones del mercado son mayores- pero señaló que no habrá un horizonte para este año. “Decidimos no tener metas para el 2018. Este año vamos a tratar de reducir la inflación lo más posible, pero en vistas de reducir la inflación con la meta puesta en 2019”, sostuvo. Entre los funcionarios presentes -la primera plana del Central de Hacienda y el vicejefe Gustavo Lopetegui- había gestos de alivio y satisfacción.

OPINÁ

Compartir